INICIO » CONSERVACIÓN DEL PATRIMONIO

Engranaje 64x64

Desde finales del año 2014, EFICIA desarrolla un modelo de Gestión Integral de Conservación de Patrimonio basado en la colaboración ciudadana y en la implantación del Plan Nacional de conservación preventiva. La finalidad de este modelo es, por un lado, evitar la obligada dependencia que a día de hoy tiene la conservación de patrimonio tanto de la Administración pública como de los mecenazgos puntuales de Fundaciones o particulares y por otro lado, la de fomentar el concepto y aplicación de la Conservación Preventiva como herramienta básica de minimización del deteriorio del patrimonio cultural.


 

01 Sociedad civil y conservación de bienes culturales

Las exigencias de conservación del Patrimonio cultural español dejan insuficientes los presupuestos de las Administraciones Públicas, requiriendo, cada vez más, aportaciones privadas. El mecenazgo cultural implica la participación social en su conservación. ¿De qué sector de la sociedad se puede esperar este mecenazgo tan necesario? ¿Existe concienciación? ¿Solo el turista es el valedor de este patrimonio? ¿Estarían todas las partes, la foránea y la autóctona, dispuestas a involucrarse en ello? ¿Las nuevas tecnologías facilitan alguna nueva vía de financiación?

Es necesario concienciar a la población del valor del Patrimonio como generador de desarrollo y, con este objetivo, HISPANIA NOSTRA y EFICIA apuestan conjuntamente por una solución que combine la comercialización turística vía donativos, la educación, promoción y concienciación del Patrimonio, la difusión del conocimiento académico y las buenas prácticas en señalética partiendo de las últimas tecnologías disponibles.

El objetivo: la puesta en valor del Patrimonio de una manera sostenible

El resultado: un nuevo elemento de mobiliario urbano tan innovador como funcional…

Tres son los factores que marcan el nacimiento de este modelo de gestión, que de fructificar, se convertiría en pionero en su campo a nivel mundial:

  1. El cambio social que se está produciendo en España como resultado de la ya longeva crisis que venimos soportando desde el año 2008. Políticamente se abandonan los cánones tradicionales, y son las asociaciones de ciudadanos las que pretenden tomar el mando de la sociedad. Los resultados están por ver, pero de lo que no cabe duda es de que la concienciación ha calado en sectores de la sociedad que hasta hace bien poco eran ajenos al mundo de la política. Desde EFICIA consideramos que esta concienciación ciudadana es extrapolable al campo del Patrimonio y que merece la pena llevar a la calle la problemática existente buscando un micro mecenazgo que ayude a conservar y rehabilitar un valor de todos y para todos.
  1. Durante los más de siete años de crisis económica continuada en los que España lleva inmersa, un sector en particular ha demostrado seguir siendo no solo un pilar básico de la economía, sino el único capaz de permanecer inalterable sean cuales sean las condiciones de entorno: el sector turístico. Lejos de tópicos tan arraigados como el del turismo de “sol y playa”, el incremento de las cifras del turismo ha sido generalizado en todo el territorio nacional, siendo los focos de atracción mas importantes, como no podía ser de otra manera, aquellos asociados a la mayor riqueza patrimonial. Mas que conocer con exactitud, intuimos tan solo lo que el Patrimonio cultural y natural en si se beneficia de la afluencia del turismo. Los indicadores vienen indirectamente de la mano de los datos de museos, comerciantes y hosteleros y circunstancialmente de noticias que saltan a la prensa como por ejemplo la del robo del Códice Calixtino y de la recaudación de donativos que durante más de diez años tuvieron lugar en la Catedral de Santiago. En este aspecto, EFICIA cree firmemente en que el Patrimonio cultural y natural puede actuar por si mismo como catalizador de unos ingresos que, de manera voluntaria y ajena a la intermediación de las administraciones públicas, contribuyan a su sostenibilidad. Solo es necesario poner al alcance de los posibles benefactores anónimos procedentes del turismo los medios necesarios.
  1. Iniciándose el siglo XXI, es muy fácil dejarse llevar por la creencia de que “todo está ya inventado”, sin embargo, parece ser que la gran mayoría de los que así opinan, olvidan algo que a lo largo de la historia se ha convertido en el motor de la propia evolución: las necesidades de la sociedad. A cada paso que se da, le acompañan una serie de nuevas necesidades que motivan el siguiente paso y así sucesivamente. Sirva como ejemplo un botón: hace escasamente un año en Londres, las clásicas cabinas telefónicas iniciaron su adaptación a los tiempos modernos para volver a ganar utilidad. En concreto, una iniciativa está transformando las cabinas en centros de recarga para teléfonos móviles, que permitirán a los usuarios disponer de batería extra de forma gratuita. EFICIA apuesta de manera decidida por las nuevas tecnologías para poner en valor aquello que con el transcurso del tiempo ha perdido utilidad y ha dejado de responder a las nuevas necesidades de la sociedad y uno de los objetivos en los que se ha centrado, guiada por las últimas tendencias de buenas prácticas, es el de la “señalética” del Patrimonio.

A los tres factores indicados solo les falta un elemento de cohesión que dote al conjunto de una coherencia acorde con el modelo de gestión integral que se pretende desarrollar, y este no es otro que LA LISTA ROJA DE HISPANIA NOSTRA.

Es la propia definición de esta lista la que nos da la clave sobre el objetivo final a alcanzar: “Esta lista recoge aquellos elementos del Patrimonio Cultural Español que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, al objeto de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración”.

  •  Las nuevas tecnologías como medio de salvaguarda del Patrimonio

Un resumen de lo expuesto hasta este momento, podría ser el siguiente:

Nuestro Patrimonio Cultural ha permitido mantener viva la economía española durante estos años de crisis a través del turismo.

Gran parte de este Patrimonio Cultural se encuentra sometido a riesgo de desaparición o alteración por la falta de medios económicos para su conservación y rehabilitación

La concienciación de la sociedad española y el agotamiento de los modelos establecidos, está haciendo cambiar la manera de ver la política.

Esta “nueva” concienciación debe ser extrapolable al mundo de la Cultura, haciendo uso para ello de las últimas tecnologías y buscando adaptarnos a las nuevas necesidades de sociedad y turismo.

  • La propuesta de EFICIA: una Red de Estaciones de Información sobre el Patrimonio

¿En que se concreta la propuesta de EFICIA?: En la implantación de una red nacional de estaciones de información sobre el Patrimonio Cultural, orientadas fundamentalmente al turismo y que incorporen dentro de los circuitos turísticos habituales los bienes de la Lista roja con una posibilidad directa de donativo a través de crowdfunding. Se trata con ello de coordinar cultura y turismo, aprovechando las sinergias existentes entre ambos sectores, fomentando el turismo ligado al ámbito cultural y natural, impulsando el desarrollo  económico de los municipios y contribuyendo a la conservación del patrimonio del que estos disponen.

El diseño de las “Estaciones de información“, atendería a los principios de buenas prácticas en la señalética del Patrimonio, e incorporaría las últimas tecnologías orientadas al turismo, tanto foráneo como local: Desde la recarga de móviles, hasta la reserva 24h de restaurante u hoteles en tiempo real, pasando por la descarga a los terminales móviles de distintas rutas o servicios necesarios.

A partir de la idea original del proyecto configurada por EFICIA, se ha constituido un grupo de trabajo multidisciplinar para el diseño, desarrollo industrial, presentación e implantación a nivel nacional de la Red de Estaciones de información, dentro del cual cabe destacar la participación del arquitecto D. Jorge Corróns Crespi, en el apartado de diseño estructural y de la empresa REINADECORAZONES en lo referente al diseño industrial y desarrollo tecnológico.

.

Infografia vcp2ICE ARROW 00

.

.

Cada una de estas “Estaciones de información“, dispondrá, a su vez, de una red de “Satélites invisibles” que permitirán, por un lado, la descarga o consulta gratuita de la información turística asociada a cada bien de interés cultural una vez nos encontremos en sus proximidades y por otro lado, la aportación de un donativo para contribuir a la conservación y rehabilitación de aquellos bienes desprotegidos por la Administración pública e incluidos en la Lista Roja. Se consigue con ello un triple propósito: dar un servicio al turista, poner en valor nuestro patrimonio y facilitar una nueva vía de financiación para su conservación y rehabilitación:

 

 

La ubicación de las “Estaciones de información“, se prevé inicialmente, en las proximidades de las Oficinas de información de turismo de las que ahora mismo disponen los municipios, ya que podrían realizar un servicio totalmente complementario a las mismas, y el inicio de su implantación está previsto para finales del presente año 2015, una vez estén totalmente contrastados los primeros prototipos.

 

 

De manera simultánea a la implantación de la red de “Estaciones de información” en los distintos municipios, se propiciaría una campaña de difusión en colegios y universidades, con modelos adaptados a las necesidades de los distintos centros y cuya finalidad no será otra que llevar la sensibilización y concienciación sobre la Conservación del Patrimonio a todas las edades y estratos de la sociedad.

 

02 Conservación preventiva de bienes culturales

EFICIA desarrolla un modelo de gestión acorde al del Plan Nacional de Conservación Preventiva, identificando, evaluando, detectando y controlando los riesgos de deterioro de los objetos, colecciones, y por extensión cualquier Bien Cultural, con el fin de eliminar o minimizar dichos riesgos, actuando sobre el origen de los problemas, que generalmente se encuentran en los factores externos a los propios bienes culturales, evitando con ello su deterioro o pérdida y la necesidad de acometer drásticos y costosos tratamientos aplicados sobre los propios bienes.

El ministerio de Cultura a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España, está promoviendo la Conservación Preventiva como principio fundamental de la conservación del Patrimonio Cultural. A pesar de que los principios de la conservación preventiva se aplican sobre todo a los bienes muebles y especialmente a los que se conservan en instituciones museísticas, archivos y bibliotecas, los mismos modelos se pueden extender a todos los bienes del Patrimonio Cultural. Esta metodología está destinada a convertirse en el elemento primordial de las políticas en materia de Conservación del Patrimonio y no sólo mueble, en los próximos años.

La complejidad en la conservación de los bienes culturales, en especial de algunos, como los centros históricos de las ciudades, los paisajes culturales, el arte rupestre y los bienes culturales ligados a ecosistemas naturales, o los componentes del patrimonio inmaterial, exige herramientas específicas y complejas, muy diferentes a las desarrolladas hasta ahora, para la aplicación de estrategias adecuadas de conservación preventiva

Se hace necesario un cambio de estrategia ante una situación actual que se considera insostenible. Profesionales e instituciones coinciden en el reconocimiento de la inexistencia de recursos suficientes para continuar con la tendencia actual de restaurar de urgencia lo más significativo, perdiendo autenticidad e integridad de estas obras y manteniendo en grave riesgo de pérdida definitiva otras consideradas con menor relevancia, para las que nunca llegan los recursos. Con una estrategia de conservación preventiva, no se trataría tanto de la falta de medios, sino de la organización de los existentes, y por tanto de la optimización de los recursos, sean cuales sean.

La implantación del Plan Nacional de Conservación Preventiva requiere la actuación coordinada de las diferentes administraciones, que han de realizar inversiones en las áreas de su competencia. Así, para el desarrollo del Plan Nacional de Conservación Preventiva el Ministerio de Cultura, a través del IPCE, contempló en su día una asignación inicial de 200.000 euros dentro del presupuesto del año 2011. Esta cifra permitió iniciar estudios y proyectos piloto para el desarrollo e implantación de programas de conservación preventiva. Para los años sucesivos el Ministerio de Cultura, con la participación de otros organismos estatales, previó una asignación presupuestaria anual que iría incrementándose hasta alcanzar en el año 2015 una cifra cercana al millón de euros. A esto era previsible añadir la inversión de Comunidades Autónomas, administraciones locales, fundaciones, asociaciones y la Iglesia Católica, que en total se estimó en una cantidad similar a la aportada por la administración estatal, lo cual debió haber supuesto una asignación presupuestaria en el periodo 2011-2015 en torno a los siete millones de euros. A punto de finalizar el año 2015, la realidad ha sido muy distinta. En estos primeros cinco años de desarrollo del plan se deberían haber acometido 31 estudios, 17 proyectos de conservación preventiva en distintos ámbitos, 64 cursos de formación y se impulsarían 32 iniciativas de difusión.

Se hace necesario asumir el liderazgo de la implantación definitiva de la Conservación preventiva en España, anticipándose a los problemas mediante  una programación sistemática de análisis que diagnostique la situación y proponga medidas de seguimiento y control de riesgos. Para ello se pretende promover:

  • Redacción de una revisión y análisis del Plan Nacional de Conservación Preventiva de Marzo de 2011 en la que se evalúe de manera permanente el cumplimiento de las actuaciones previstas en el mismo e incorporación de la misma a la Lista Roja.
  • Presentar proyectos piloto para el desarrollo e implantación de programas de conservación preventiva en cada uno de los apartados que contempla el PNCP: daños físicos causados por la manipulación y disposición incorrecta de bienes culturales, actos antisociales, episodios catastróficos, condiciones ambientales inadecuadas y biodeterioro.
  • La creación de una entidad acreditadora de un sello de Conservación preventiva similar al que en estos momentos existe en temas como la Calidad, el Medio ambiente y la Prevención.

Dentro de la presente línea de actuación, existe un aspecto que merecería un tratamiento específico: la muy importante parte de nuestro patrimonio cultural que se encuentra depositada en iglesias, ermitas, monasterios, etc., con una serie de particularidades que dificulta la implantación de métodos de trabajo que permitan la prevención del deterioro. Generalmente se trata de instituciones que no tienen una estructura técnica y administrativa permanente para la conservación de los bienes inmuebles y muebles que atesoran a pesar de gozar, en la mayoría de los casos, de cierta protección como bienes inscritos en el Registro General de Bienes de Interés Cultural o formar parte del Inventario General de Bienes Muebles. Requisitos que establece la legislación estatal, en algunos casos complementada con normativa de las comunidades autónomas. La aplicación de una estrategia de conservación preventiva del patrimonio cultural asociado a los lugares de culto no se está llevando a cabo a pesar de notables esfuerzos puntuales ya que no existe planificación ni estructuras profesionales ligadas a las instituciones, que puedan desarrollar el trabajo de conservación preventiva en este tipo de patrimonio cultural.

Conocer, de la forma más precisa posible, las características, historia material y estado de conservación de los bienes inmuebles y muebles para poder evaluar y planificar un trabajo sistemático que permita un seguimiento y control de los riesgos de deterioro permite implantar la conservación preventiva como estrategia frente a la inercia de intervenciones de restauración de urgencia ante procesos de deterioro incontrolados, depende la preservación de una parte importante de nuestro patrimonio.

La solución adoptada en otros países está siendo la contratación de conservadores-restauradores externos que asesoran y actúan a demanda, apareciendo en el mercado laboral la figura del «consultor de conservación preventiva», una práctica que podría extenderse. De hecho, en España, alrededor de un 4% de las instituciones reconocen tener un servicio de conservación preventiva externalizado.

EFICIA, desarrollará una labor de Consultoría externa de conservación preventiva a las distintas instituciones públicas y privadas como servicio externo de conservadores-restauración. Este servicio de consultoría estará orientado fundamentalmente a Instituciones públicas o privadas sin un servicio de Conservación preventiva propio o carentes de medios propios para asumir la conservación preventiva.

EFICIA pretende liderar, como consultora externa de referencia, la organización de equipos de trabajo que puedan acometer, con los medios disponibles, las tareas esenciales para realizar un trabajo de conservación preventiva. Estos equipos deben incorporar diferentes profesionales cuya estructura técnica básica debería incluir historiadores, restauradores y arquitectos con la formación adecuada para desarrollar o coordinar los trabajos esenciales. Estos trabajos abordarían las carencias más importantes en las primeras fases de la definición de una estrategia de conservación preventiva, como son la falta de un mínimo listado, inventario o catálogo de bienes, una evaluación del estado de conservación, un análisis de los riesgos de deterioro y una planificación de seguimiento y control de los riesgos, estableciendo prioridades en relación a su importancia y la disponibilidad de medios. Dentro de los medios de seguimiento y control se incluiría la planificación de rutinas de mantenimiento de inmuebles e instalaciones y ciertas rutinas de mantenimiento más especializado a realizar por técnicos con una cualificación más específica.

Para realizar la labor de consultoría externa, EFICIA S.L. dará servicio en cuatro ramas fundamentales de la conservación del patrimonio, tanto de entidades privadas como de las Administraciones Públicas y de la Iglesia:

  • Monumentos: Bienes inmuebles. Edificios y conjuntos urbanos, yacimientos arqueológicos, etc
  • Libros y Documentos: Manuscritos, impresos, encuadernaciones, grabados, dibujos, materiales fotográficos, etc.
  • Bienes Muebles: Objetos artísticos, arqueológicos y etnográficos. Colecciones y mantenimiento de casas históricas (almacén, exposición, transporte y manipulación).
  • Patrimonio natural y paisajístico: Parques naturales, reservas

EFICIA centrará su experiencia en el ámbito de la conservación preventiva de bienes culturales en alcanzar acuerdos de colaboración público-privada, (coleccionistas, museos, Fundaciones y entidades públicas) tanto para la localización de bienes que precisen de una actuación preventiva, como para proveer del asesoramiento logístico necesario en este área: transportes, almacenamiento y manipulación.

DESCARGAR PRESENTACIÓN CORPORATIVA EN PDF