Valdebebas, en el punto de mira: el suelo se pone de nuevo en valor en Madrid.

Fue el germen de la burbuja inmobiliaria, la semilla que sentó las bases de un sector inmobiliario basado en la especulación, provocó la escalada sin control de los precios de la vivienda y llevó a la quiebra a cientos de promotores. El suelo, el activo más tóxico y radiactivo, del que hasta hace apenas unos meses los inversores huían como de la peste, se ha convertido recientemente en uno de los productos más codiciados del mercado.

Aunque sigue habiendo ubicaciones donde el suelo vale cero y difícilmente encontrará compradores, lo cierto es que, en los últimos meses, el apetito de inversores, promotores y cooperativas se ha centrado en solares dentro de la geografía madrileña. Prueba de ello es el interés que ha despertado el suelo residencial que todavía queda por vender en Valdebebas, uno de los desarrollos urbanísticos con mayor potencial de crecimiento al norte de Madrid.

Estaríamos hablando de varias parcelas con un total de 113.000 metros cuadrados edificables destinadas a la construcción de un millar de viviendas –900 protegidas y 100 libres–. Estas parcelas provienen de la reordenación urbanística de la pastilla comercial de Valdebebas que inicialmente contemplaba un gran centro comercial y que, finalmente, combinará un área comercial (44.571 metros cuadrados, unos 56.000 edificables), equipamiento dotacional y privado –como la construcción de un colegio privado–, viviendas protegidas y viviendas libres.

 

Puedes leer la noticia completa aquí. Fuente: El Confidencial

 

Escribe un comentario